Farmacia Sada 24 HORAS, 365 DÍAS CUIDANDO TU SALUD 913 57 69 14 sada@farmaciasada.es

El aire frío y seco puede ser un desencadenante del asma, sobre todo en aquellas personas que practican deportes de invierno y que presentan síntomas de asma cuando hacen ejercicio físico.

Respirar aire frío y húmedo puede hacer que las vías respiratorias se tensen y se desencadene un ataque de asma en tres de cada cuatro pacientes con esa enfermedad, según la organización de apoyo a pacientes asmáticos Asthma UK.

Un ataque de asma suele causar tos, falta de aliento y dificultades para respirar, pero en los peores casos puede ser letal. Por ese motivo es importante evitar practicar deporte al aire libre durante el invierno y algo tan simple como ponerse una bufanda sobre la boca y la nariz puede evitar ataques ya que puede calentar el aire antes de inhalarlo.

En cualquier caso, si no hemos podido evitar la crisis asmática, os dejamos algunos consejos para actuar.

¿Qué hacer ante un ataque de asma?

En caso de sufrir un ataque de asma, se debe reaccionar rápidamente:

  • Se debe mantener la calma.
  • Si se está en tratamiento con inhaladores, hay que usarlos inmediatamente.
  • En caso necesario, aflojar la ropa del paciente para evitar la sensación de asfixia.
  • Existen ciertas técnicas de respiración que pueden servir de ayuda:
    1.Sentarse inclinado hacia adelante, posar los antebrazos en los muslos o una mesa y relajar los hombros y la cabeza.
    2. Respirar lentamente por la nariz, manteniendo la boca cerrada e inflando ligeramente los carrillos.
  • Si el paciente no percibe mejoría o incluso empeora, hay que volver a utilizar el inhalador.
  • Si el médico ha recomendado un medicamento con cortisona, es importante tómalo lo antes posible.

¿Cuándo se necesita ayuda profesional?

Si después de llevar a cabo estas medidas el paciente sigue sin mejorar hay que acudir a un centro sanitario o, en caso de que sea necesario, avisar a una ambulancia tan pronto como sea posible.

Es muy importante contar con un PLAN ANTE UNA CRISIS DE ASMA, de modo que puedas detectar los síntomas tan pronto se presenten y puedas actuar a la mayor brevedad posible.