Farmacia Sada 24 HORAS, 365 DÍAS CUIDANDO TU SALUD 913 57 69 14 sada@farmaciasada.es

Seguro que has escuchado hablar sobre la resistencia a los antibióticos y la importancia de tomar la medicación según la prescripción médica, pero puede que desconozcas el alcance del problema.

Repasamos aquí algunas preguntas y respuestas sobre la resistencia a los antibióticos.

 

¿Qué es la resistencia a los antibióticos?

La resistencia a los antibióticos ocurre cuando los microbios ya no responden a los antibióticos creados para eliminarlos. Eso significa que los microbios no se eliminan y continúan multiplicándose. No significa que el cuerpo sea resistente a los antibióticos.

Las bacterias y los hongos encuentran constantemente maneras nuevas de evitar los efectos de los antibióticos utilizados para tratar las infecciones que ocasionan.

Las infecciones causadas por microbios resistentes a los antibióticos son difíciles y algunas veces imposibles de tratar. En muchos casos, las infecciones resistentes a los antibióticos requieren estadías hospitalarias extensas, consultas adicionales de seguimiento con el médico y alternativas costosas y tóxicas.

 

¿Por qué debe importarme la resistencia a los antibióticos?

La resistencia a los antibióticos pone en peligro los avances en la atención médica moderna de la que hemos pasado a depender, como el remplazo de articulaciones, los trasplantes de órganos y la terapia contra el cáncer. Estos procedimientos conllevan un riesgo importante de infección y los pacientes no podrán recibirlos si no se cuenta con antibióticos eficaces.

 

¿Cómo puedo protegerme y proteger a mi familia de la resistencia a los antibióticos?

Si el médico decide que un antibiótico es el mejor tratamiento:

  • Toma el antibiótico exactamente como el médico te indique.
  • No compartas los antibióticos con otras personas.
  • No los guardes para usarlos en el futuro. Consulta al farmacéutico sobre cómo desechar de forma segura los medicamentos que sobren.
  • No tomes los antibióticos que le hayan recetado a otra persona. Esto podría retrasar el mejor tratamiento para ti, enfermarte más o provocar efectos secundarios.
  • Habla con tu médico y farmacéutico si tienes alguna pregunta sobre tus antibióticos.

 

FUENTE: Centros de Control y Prevención de Enfermedades, Centro Nacional de las Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas (NCEZID), División de Promoción de la Calidad de la Atención Médica (DHQP)